Infierno

 Lyzandro Herrera

 “… ¡oh, los que entráis, dejad toda esperanza!”

La Divina Comedia de Dante Alighieri es un tratado de alquimia. Es un descenso simbólico a lo más profundo de las miserias humanas. Así inicia esta desventura: “…en medio del camino de la vida, errante me encontré por selva oscura, en la que la recta vía era perdida” El poeta se encuentra extraviado en medio de la noche de su sufrimiento, de su incapacidad de ver la luz de la verdad. Una vez terminado este viaje inhumano, el poeta exclama que sube al cielo para ver las cosas bellas y contemplar de nuevo las estrellas. ¿Serán acaso estrellas flamígeras o solo estrellas de una bóveda celeste? Nuestro poeta asciende por una montaña que simboliza el camino iniciático, no sin antes, enfrentarse al miedo de tres felinos que personifican los obstáculos y sensualidad del mundo terrenal. El poeta no hace el viaje solo, lo acompaña Virgilio, una mano experta que lo acompañará en sus viajes por los elementos: tierra, aire, fuego y agua, cuya representación es el hielo. El poeta sale del infierno después de recorrer su  inframundo interior y las regiones oscuras del inconsciente, que nombradas, pueden abarcar los pecados capitales y otros matices de los agregados psicológicos. En este viaje el poeta nos representa a cada uno y nuestra  capacidad de observar. Cuando uno se auto-observa y se auto-descubre, existen revelaciones. Por más terribles que sean nuestros defectos, por más monstruosos y temibles que sean nuestros vicios, debemos enfrentarlos, porque solo así, serán trascendidos. Es posible que solo los valientes y disciplinados sobrevivan al terrible viaje de autoconocimiento y autocontrol. La obra nos dice que Lucifer no fue retado ni vencido, solo fue observado castigando al traidor. Lucifer fue el vehículo mediante el cual escaparon nuestros protagonistas de los círculos infernales. Es entonces que una clave queda inscrita: “…la naturaleza dialéctica, ganada por las energías divinas, se convierte en el instrumento para redimir al hombre.” Es cuanto.