San Primitivo, sin avances

MEMORIAL EN TLAHUELILPAN

-Los deudos de aquel viernes negro, reclamaron la falta de cumplimiento de la palabra de los dos órdenes de gobierno superiores en torno a la construcción de un lugar para ir a recordar a sus seres queridos que perecieron en el lugar

DATO: Reprochan olvido

En torno al tema, el expresidente del Concejo Municipal Interino de Tlahuelilpan, Rolando Copca Rufino, reprochó el abandono en el que ha caído Tlahuelilpan en el contexto de la explosión del 18 de enero, pero condenó que seguramente, en el marco del segundo aniversario de la deflagración, cuando los reflectores de la prensa mundial se sitúen en la localidad nuevamente, entonces será cuando el municipio llame la atención nuevamente de los dos órdenes gubernamentales.

“Es seguro que hasta entonces se acordarán del rezago en que estamos y nos vendrán a prometer cosas que no nos han cumplido”. Aún con ello, reconoció que los recursos millonarios de la Sedatu ya están aplicándose.

Ángel Hernández

A menos de un mes de que se cumplan dos años de la explosión del ducto de Pemex en la comunidad de San Primitivo, Tlahuelilpan, y, a uno de que el Gobierno de México y de Hidalgo comprometieran la construcción del memorial para recordar a los 137 fallecidos que dejó la deflagración del 18 de enero de 2019, la obra sigue sin iniciar por falta de certeza jurídica de la zona cero, reconoció Abraham Mendoza Zenteno, delegado en la entidad de programas del Gobierno de la República.

Cabe mencionar que, con todo y que han pasado más de 23 meses de la emergencia ocasionada por la ruptura de un ducto de gasolina y, derivado de ello, pobladores decidieron ir a tomar el combustible, ignorando la peligrosidad que la situación conllevaba.

En un reciente recorrido de La Crónica de Hoy en Hidalgo, la también denominada zona cero, luce abandonada desértica y sumamente descuidada, con la maleza crecida y el área por demás vandalizada. La bandera de México que ondeaba en el sitio fue arrancada desde la base, una de las dos mamparas que el gobierno federal colocó con el nombre de las víctimas, desapareció del sitio al igual que la primera piedra del memorial, colocada en el marco del primer aniversario de “la tragedia”.

Asimismo, cabe hacer mención de que apenas se conservan unas cuantas de las 137 cruces colocadas por familiares, amigos o conocidos de los fallecidos en la explosión. Tampoco hay flores frescas en ninguna de las 14 capillas improvisadas que los seres queridos de los muertos construyeron en el lugar.

Consultados al respecto, los deudos de aquel viernes negro, reclamaron la falta de cumplimiento de la palabra de los dos órdenes de gobierno superiores en torno a la construcción de un lugar para ir a recordar a sus seres queridos que perecieron en el lugar.

Comentaron que, en el primer aniversario de la explosión, las autoridades prometieron que a más tardar la edificación del santuario iniciaría en la segunda quincena de marzo, más luego se atravesó la pandemia de SARS-CoV-2, justo el 15 de marzo del presente, y desde entonces no les han dicho nada nuevo.

TRÁMITES PENDIENTES

Respecto al abandono en que se encuentra el proyecto, el delegado de programas federales dijo que no es que se encuentre olvidado del todo, pero que todavía no se cuenta del todo con la certeza jurídica del terreno, que después de casi dos años se encuentra en los trámites finales de escrituración.

Aseveró que este año, el predio apenas fue liberado de investigaciones por parte de la Fiscalía General de la República (FGR), que había denegado la construcción inicialmente puesto que la zona era objeto de investigaciones, al ser objeto de un siniestro de aquella naturaleza.

Mendoza Zenteno aseveró que comprende la desesperación de los familiares de las víctimas por no tener un lugar sagrado a dónde poder asistir para recordar a sus consanguíneos, y justificó con ello el hecho de que se hayan edificado 14 capillas de manera clandestina, sin contar con la liberación por parte de la FGR.