Con cautela

David Tenorio

Los diputados federales de la actual legislatura decidieron, en las últimas semanas, posponer diversas reformas polémicas hasta 2021: el registro de celulares que corre el riesgo de que nuestros datos queden expuestos más allá de garantizar un padrón fiable de usuarios como ha sucedido con el padrón electoral en diversas ocasiones, y a la venta del mejor postor; el cambio a las leyes de derechos de autor que permitiría que se nos cobren impuestos por usar aparatos inteligentes, desde celulares hasta impresoras; el impuesto a las herencias, lo que significará pagar por lo que ya se pagó; topar comisiones bancarias y lo que se acumule, la eliminación del outsourcing, la referente a la despenalización del uso lúdico de la marihuana y cambios a la Ley de Banxico.

De todas las modificaciones, la de ley del Banco de México es la que más implicaciones importantes tiene. De último momento, el grupo parlamentario de Morena en San Lázaro, reculó y decidió posponer la aprobación de la minuta que impulso Ricardo Monreal, la cual busca que el Banco de México adquiera los dólares circulantes en el mercado sin la necesidad de conocer su procedencia, para febrero del 2021.

El mismo Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), indicó hace unos días que las reformas a la Ley de Banxico deben ser analizadas de manera amplia y profunda para no generar riesgos de lavado de dinero. En el mismo sentido y tras haber permanecido al margen de la discusión, el secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera Gutiérrez, consideró adecuado que los diputados hayan pospuesto la reforma a la Ley del Banco de México (Banxico) para febrero de 2021. Una aprobación apresurada hubiera enviado un mensaje erróneo a diversos organismos internacionales sobre la falta de compromiso en la lucha contra el lavado de dinero, derivado de la venta de drogas, armas y su utilización inclusive en posibles actos terroristas. Con cautela de deberán proceder los legisladores.

La decisión finalmente se oficializó a través de la Comisión de Hacienda y mientras, se espera que los diputados formen un grupo interinstitucional y bicameral de trabajo durante enero, para tener listo la reforma para febrero, cuando arranca el periodo ordinario de sesiones.

El tiempo es indispensablemente necesario para analizar las diversas iniciativas y por su complejidad particular que cada una reviste.

Twitter:

@David_Tenorio