Desdeñan trabajo artesanal

-Afecta significativamente que la gente prefiera comprar en grandes tiendas que adquirir productos elaborados por manos indígenas

SIN FELIZ NAVIDAD

Milton Cortés

Artesanías elaboradas por manos indígenas son casi 100 por ciento (%) más baratas que las comercializadas en las tiendas departamentales; sin embargo, la gente apoya poco al indígena, detalló Raúl Pérez Amador.

Señaló que para las ventas de Navidad llegaron al primer cuadro de la ciudad ocho artesanos indígenas que bordan flores de nochebuena en distintos materiales, renos elaborados a base de ramas y varas, esferas, entre otros artículos que no lograron posicionar entre el gusto de la gente como ellos hubieran deseado.

«Todo lo que vendemos lo realizamos totalmente a mano. Un reno de este tipo implica un día o dos; las compañeras que bordan también se demoran en perfeccionar sus trabajos pero al parecer la gente prefiere ir a donde se los venden más caros».

Especificó Pérez Amador, oriundo de San Bartolo Tutotepec, que además los trabajadores artesanales indígenas se enfrentan al regateo, el cual también es otra forma con la que no logran obtener las ganancias que realmente merecen sus obras.

«El venado como el que vendo los doy en 200 pesos, pero la gente no lo compra; pero si me dan 100 pesos que se lo lleven. Algunas personas preguntan y se les hace caro, pero  en los comercios grandes los venden hasta en mil 500 y los adquieren: es lamentable que la gente prefiera pagar mucho más caro por no comprar a quienes los fabricamos».

Añadió que la presente temporada decembrina no ha resultado como lo esperaban en el aspecto de ventas porque, en su caso, durante la reciente semana sus ganancias se estancaron en menos de los 800 pesos por semana.

«Mercancía tengo para obtener entre 3 mil a cuatro mil pesos en temporada de Navidad, pero si la gente se va a los comercios grandes a comprar eso reduce la posibilidad de vender y si a eso le sumamos que muchos te ofrecen menos dinero de lo que vale tu trabajo pero si no les rebaja la mercancía simplemente se van a otro lado a comprar y nos quedamos sin siquiera recuperar un poco de la inversión».

Manifestó que la zona centro de Pachuca ha dejado de ser un buen punto para vender su mercancía tal y como sucedió la reciente semana en la que pese la cantidad de personas que transitan por calles como Guerrero, Hidalgo y Morelos las ventas han sido demasiado bajas.

«Preocupa mucho que la gente no compre ya que de esa forma no tenemos nada de ganancia y la mercancía que nos quedemos la podemos sacar hasta el año siguiente entonces eso significan perdidas».

Concluyó que la gente debe confiar en la calidad y empeño que se aplica a cada uno de las artesanías que venden los indígenas, porque se le imprimen demasiada dedicación en cada artículo, de tal forma que convocó a pagar el precio establecido y apoyar a los hidalguenses de la sierra y huasteca que llegan a Pachuca para buscar una mejor calidad de vida.