Apuesta a saneamiento de afluente

 CONAGUA

Redacción

Para contribuir con el saneamiento del Río Querétaro, así como el mejoramiento ecológico y desarrollo sustentable de la región, durante las últimas semanas de 2020, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) en coordinación con diversas instituciones de los tres órdenes de gobierno y la sociedad organizada, llevó a cabo la reactivación de la Comisión de Cuenca del Río Querétaro, como órgano auxiliar del Consejo de Cuenca Lerma-Chapala.

Para este propósito, se conjuntó la participación de pueblos originarios, sociedad civil queretana, académicos y grupos juveniles, así como las presidencias municipales de Querétaro, Corregidora, Huimilpan, El Marqués y Colón, y representantes de los tres órdenes de gobierno.

Dentro del programa de actividades 2020-2021, avalado por todos los vocales representantes, se conformó el Grupo Especializado de Trabajo de Saneamiento, el cual estará bajo la directriz de la Comisión Estatal de Aguas de Querétaro, así como de todos los representantes municipales, la sociedad organizada y la academia.

Además, se integró el Grupo Especializado de Planeación que tendrá como prioridad recopilar información para la integración del Programa Hídrico Regional del Consejo de Cuenca Lerma-Chapala, con la participación de los vocales representantes de usuarios de las aguas nacionales.

Asimismo, en un esfuerzo para promover la participación social en el proceso de saneamiento, se llevará a cabo el taller de Formación y Capacitación para la Comisión de Cuenca, que será impartido de manera remota por el Centro de Capacitación de Cuencas A.C., para las ciudadanas y ciudadanos que se quieran sumar al proyecto.

Dentro de la organización estratégica, la Coordinación de la Comisión de Cuenca del Río Querétaro quedará representada por la Secretaría de Desarrollo Agropecuario del Gobierno del Estado, pero se mantendrá la vigilancia y transparencia necesarias para que los usuarios e instituciones involucradas puedan darle el debido seguimiento.

Conagua fortalece el trabajo coordinado con la sociedad organizada y los tres órdenes de gobierno a fin de garantizar los derechos humanos al agua y al saneamiento, particularmente a las comunidades históricamente desatendidas.