LUCERO AMBROCIO 

Totalmente desdibujada quedó la representante morenista por el distrito de Ixmiquilpan, luego de que su padrino político, Cipriano Charrez, perdiera fuerza. Incluso, ya la anécdota de que supuestamente fue golpeada durante una protesta en la LXIII Legislatura está tan desgastada que cuando la menciona, nadie le hace caso.