De principio a fin

Andrés Torres Aguirre

A partir de hoy, el gobierno del estado de Hidalgo, pone en operación un programa para reabrir comercios, restaurantes, centros comerciales, iglesias, gimnasios y otros negocios que estaban cerrados o trabajaban parcialmente debido a la emergencia generada por la pandemia del coronavirus.

La medida busca darle una alternativa a este sector que se encuentra al borde la extinción, pero las reglas de operación son muy claras y no tienen margen de negociación.

Horarios establecidos, aforos parciales, restricciones de ingreso y principalmente, supervisión de la autoridad van a marcar esta nueva etapa de reactivación comercial.

Durante el anuncio de la operación, las autoridades de salud fueron contundentes, si dentro de dos semanas, los índices de contagios y defunciones por covid-19 siguen al alza en Hidalgo, volverán a cerrar todos los establecimientos considerados no esenciales.

El programa Hoy No Circula, mantendrá operaciones como hasta hoy y no hay margen de negociación.

Ha pasado un año desde que en México inició la emergencia sanitaria e Hidalgo es la única entidad del país que implementó medidas de prevención, atención y apoyo a todos los sectores de su población.

Hidalgo fue el primer estado en poner en funcionamiento hospitales ex profeso a la emergencia.

Fue la primera entidad en dar incentivos a las empresas, condonar impuestos, otorgar apoyos a trabajadores despedidos y una extensa lista de beneficios al sector productivo con visión de largo plazo ya que las expectativas del fenómeno de salud así lo marcaban.

Para el 2021, toda la actividad del gobierno de Hidalgo se rediseñó para atender prioritariamente la pandemia sin dejar de cumplir las metas de crecimiento y desarrollo establecidas desde el inicio de la administración.

Tanto ha cambiado la actividad pública debido a covid-19 en un año que los procesos electorales, locales y federales no ocupan las primeras planas en los diarios ni las candidatas y candidatos son los más buscados para entrevistas o declaraciones.

En esa misma ruta, la pandemia dejó en evidencia la falta de cohesión, de proyecto, experiencia del gobierno federal y de los diputados, senadores de Morena (con escasas excepciones) quienes llevan dos años culpando al PRI, al PAN al pasado sin atinar en ninguna de sus acciones.

Las organizaciones internacionales de Salud, Economía, Justicia y hasta de derechos humanos señalan el retroceso de México en los últimos años.

Las elecciones de junio próximo serán una prueba de ácido para morena y la Cuarta Transformación; desde mi perspectiva, la caída no será estrepitosa, pero si clara, cierto es que al conocer los listados de candidatas y candidatos a la Cámara baja del PAN, PRI y PRD, está claro que no hay mucho que rescatar, pero aun así la sociedad tiene claro que las autoridades federales no pudieron con el reto que les planteó la enfermedad de covid-19.

Las mentiras siguen con el programa de vacunación y cada pretexto, contradicción y retraso en el programa no sólo costará vidas a más mexicanos, también acercará a Morena a una derrota. Al paso que vamos, el último muerto por coronavirus en México será el proyecto denominado “Cuarta Transformación”.

Twitter: @bamtorre

                  @vocales_radio