Percepción

David Tenorio

Hoy en día las percepciones juegan un papel fundamental para el posicionamiento e imagen de personas y organizaciones. Ya no bastan las acciones aisladas para comunicarse con la sociedad, sino que se requiere de una estrategia amplia e integradora que permita conformar un proyecto de comunicación sólido sustentado en la información, la publicidad, la mercadotecnia, las relaciones públicas, el branding y la propaganda.

En la comunicación pública va implícito el sentido de la oportunidad política. Una comunicación deficiente es un peligro latente, puesto que es a través de ella que se dan a conocer los proyectos y éxitos de un organismo tanto a nivel interno como externo. Aquí radica la esencia de un excelente sistema de comunicación, ya que la fidelidad entre la transmisión e interpretación de los mensajes debe acercarse lo más posible a la perfección, porque lo que el receptor percibe del mensaje es más importante que las palabras con las que se dice o escribe.

Percepción es la palabra clave, sentir lo que no es realidad pero que, a partir de la sensación, se objetiva hasta hacerla real. Colbert en 2005: no es real, pero parece real, Salinas la llamó la política ficción. En política y en la vida misma la percepción es la realidad.

Los medios de comunicación tradicional y digitales ayudan a construir esas percepciones acerca de la realidad. No son determinantes, pero sí son protagonistas, decir que los medios de comunicación manipulan en parte es cierto, pero tampoco es una sentencia, sería subestimar la capacidad intelectual de cada uno de los individuos que pueden formarse su percepción no solo de los medios electrónicos sino de su familia, libros, amigos o en la calle.

La percepción de un mal gobierno puede surgir por un depósito de basura en una calle cualquiera, sin embargo, esa basura acumulada tiene un culpable: el mal gobierno municipal y seguramente el voto será para el partido opositor. Una máxima de los consultores políticos es que las decisiones de voto pueden cambiar con elementos sencillos y cercanos a los ciudadanos, como el alumbrado público, el bacheo o la policía de proximidad.

Cuando un gobierno no para de trabajar en beneficio de la ciudadanía, y se reflejan en múltiples acciones y beneficios en pro de la comunidad, la realidad se convierte en percepción y la percepción en realidad.

Twitter:

@David_Tenorio