Destruyen viviendas de indigentes y drogadictos

DESALOJO

 

Con apoyo de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Tula (SSP), el arqueólogo Pedro Cardoso Reyes, realizó la quema de siete viviendas hechizas que antiguamente eran ocupadas por indigentes y drogadictos, por lo que eran proclives de hechos de inseguridad, y que estaban ubicadas a unos pasos del centro de la ciudad, sobre el andador del río Rosas en la calle Colegio Militar.

Al respecto, Cardoso Reyes, dijo que, además de la desocupación, también era imperante hacer algo por mejorar la imagen urbana de aquella franja, que se encontraba en total abandono desde años atrás.

Aseveró que el desalojo se motivó porque aparte de que las personas de “mala nota” hacían sus necesidades en el corredor del río, derivado de que en el lugar existía maleza también era fácil que se cometieran robos, asaltos e incluso violaciones en la periferia. (Ángel Hernández)