Las nuevas rutas

Andrés Torres Aguirre

A más de uno tomó por sorpresa el desenlace de fin de semana en la trama protagonizada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) hidalguense. Los sobresaltos comenzaron con el cambio en el comité municipal de Pachuca, siguiendo por los nombres de las y los aspirantes y los distritos que representarán, hasta el registro ante el partido ayer domingo.

Las Vocales anunciaron la semana pasa, en este mismo espacio, los nombres de los primeros ungidos priistas, Citlalli Jaramillo y Juan De Dios Pontigo, ambos por los distritos de Pachuca. Nuevamente, en exclusiva, fuimos los primeros en confirmar que la presidenta del comité estatal tricolor, Erika Rodríguez sería la abanderada por el distrito de Actopan.

Quizás el extravío más grande en el que incurren los adivinadores y agoreros de la política local, es intentar establecer una lógica entre la identidad de las y los que serán candidatos con su presencia o ascendencia en el distrito que van a representar y con el partido que los postulará.

La única lógica no responde a cuestiones de ideologías o reparto de espacios de poder para generar equilibrios políticos. No, en las designaciones de la alianza PAN, PRI, PRD, PESH existe una directriz muy clara que se puso en marcha, oficialmente el 15 de diciembre pasado y extraoficialmente hace varios años.

Los últimos meses han sido de largas y continuas reuniones entre las dirigencias de estos partidos, muchas con sedes diferentes, pero siempre con la búsqueda de un solo objetivo: sumar.

En este programa, fueron incluidos todas y todos los alcaldes de Hidalgo a quienes en privado y luego en grupo les instruyeron para dar apoyo total al proyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero también estar muy atentos para hacer de su administración, la mejor de los últimos tiempos y, llegado el momento, caminar unidos hacia el mismo objetivo.

Es por eso que desde el Comité Nacional del PRI se enfilaron baterías en contra de los principales personajes del proyecto arriba descrito. En redes sociales denunciaron una supuesta traición y en tierra, dieron marcha una campaña electoral adelantada para Hidalgo, disfrazada de campaña nacional.

Nuevamente los distraídos se equivocaron y «subieron a la pelea», a mujeres priista como la diputada María Luisa Pérez y la senadora Nuvia Mayorga. Creyeron que así desactivarían una inercia favorable a la representación femenina en las elecciones del 2022. Definitivamente dos errores que no hacen un acierto.

La estructura sobre la que se construye este gran proyecto se encuentra en las y los presidentes municipales que surgieron de casi todos los partidos políticos con registro en nuestra entidad. Es a ellos a quienes corresponderá la responsabilidad de dar resultados positivos en los siguientes meses para que el nuevo engranaje electoral quede a punto y dirigido al año próximo. Un andamiaje que no va a requerir repartos de poder, ni darles vida a huesos viejos, que en costo será mucho más económico y casi será 100 por ciento a prueba de simulaciones o traición.

 

Twitter: @bamtorre

@vocales_radio