CORINA MARTÍNEZ

La legisladora morenista no termina por convencer acerca de su verdadera directriz en el Legislativo estatal, pues sus berrinches y rabietas parecen a veces ser los protagonistas en la máxima tribuna. Y es que por mucho trabajo que quiera promover, todo se ve empañado por los desatinos en que incurre.