Todavía no se puede hablar  de homologar la educación

– Existen zonas que no cuentan con acceso a internet y  dispositivos tecnológicos: escenario desalentador para lograr un aprendizaje positivo

 PROCESOS

Alberto Quintana

Hoy no se puede homologar la educación y el uso de la tecnología ya que existen zonas con escasez de recursos preocupante, donde los alumnos no tienen acceso a internet, incluso no cuentan con un dispositivo electrónico para ingresar a las clases, indicó la docente en instituciones educativas Michelle Angulo Jiménez.

Al participar en el conversatorio virtual con el tema “Educación y Tecnología en post-pandemia”, consideró que México está en una situación compleja, ya que existen zonas que no cuentan con acceso a internet y dispositivos tecnológicos, por lo que es un escenario desalentador para lograr un aprendizaje positivo.

Añadió que el escenario no es prometedor, ya que desafortunadamente desde el aspecto gubernamental no se ha considerado destinar presupuesto para ese rubro y así disminuir o erradicar la brecha tecnológica que se combina con la actual pandemia y esta problemática es la misma a nivel mundial.

Angulo Jiménez, comentó que ante las limitaciones hay áreas de oportunidad, por ello es necesario para los docentes aprender y adaptarse a esta nueva realidad, lo cual ya será permanente y el manejo de la tecnología debe estar actualizado constantemente, de lo contrario la brecha educativa y digital no disminuirá.

Durante su ponencia, reconoció que reconvertir la modalidad presencial a virtual fue un trabajo difícil para los docentes, primero para acceder a los medios digitales y después para adaptar los métodos pedagógicos.

Así mismo,  complejo en los hogares para acomodar las condiciones del hogar para el estudio y tener la presencia de un adulto responsable que acompañaran a los estudiantes en su proceso de aprendizaje, principalmente en el nivel básico.

El sector educativo como respuesta inmediata ante un grave problema social y sanitario derivado de la covid-19, hace un año tuvo la necesidad de buscar alternativas para atender desde casa a millones de estudiantes, sin embargo, este es y será un escenario poco alentador para el aprendizaje.