Violación

David Tenorio

La semana pasada el Senado de la República aprobó la creación del Padrón que deberá recopilar la información de los propietarios de más de 126 millones de líneas celulares, además de sus datos biométricos como reconocimiento de iris, huellas dactilares o rostro, una medida que jurídicamente es violatoria, y que los expertos en seguridad aseguran es peligrosa e inútil para combatir el delito de extorsión, tal como lo plantearon los legisladores.

Hubo dos intentos por tener este registro, en este último se añade la obligatoriedad de entregar los datos biométricos, y a eso hay que agregar que las autoridades judiciales podrán solicitar nuestra información a las empresas en cualquier momento. Existen antecedentes de padrones completos a la venta del mejor postor, como el caso del Renuve. Hechos que nos hace entrar en paranoia ante el riesgo que las bandas de criminales dedicadas al secuestro, extorsión, robo y fraude pueden acceder a ellos.

Otra particularidad es que niños y adultos por igual deberán registrar la línea telefónica que tengan, situación que nos habla de una clara violación a sus derechos, incluidos los menores.

Tal medida es violatoria de nuestros derechos humanos comprendidos en nuestra constitución. Lo que originó ya una andanada de amparos.

La violación a los derechos humanos a la privacidad, a la autodeterminación informativa, a la presunción de inocencia, y al libre desarrollo de la personalidad, son las principales trasgresiones constitucionales del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, aprobado por el Congreso a partir de la reforma a 13 artículos de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión.

El derecho humano a la privacidad incluye poder decidir, de manera libre e informada, la forma en la que proporcionamos nuestros datos personales a instituciones públicas y privadas, lo cual incluye limitar el uso de nuestros datos biométricos si no tenemos la certeza de que estos serán bien manejados.

Obligarnos, como lo pretende hacer el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, a identificarnos biométricamente por adquirir o haber adquirido una tarjeta SIM, en un servicio de prepago o pospago de celular, implica una violación injustificada de la autoridad a nuestro derecho humano a la privacidad.

 

Twitter:

@DavidTenorio