Ofendidos por prioridad en  maestros en la vacunación

-Integrantes de varios sectores sociales se oponen a que magisterio reciba la inmunización contra covid-19 de forma ventajosa en relación a los demás

OPINIONES ENCONTRADAS

Milton Cortés

Integrantes de diversos sectores sociales se lanzaron contra de que maestros en Hidalgo tengan prioridad para recibir la vacuna contra covid-19 y argumentaron que la amplia diversidad laboral se expone a contraer el virtual al desempeñar sus oficios fuera de sus hogares.

Manifestaron los inconformes que al igual que integrantes del sector de la salud, existen frentes laborales que se exponen a diario a un contagio y no se les ha tomado en cuenta como sector poblacional prioritario para vacunarse.

Miguel Cabrera Alonso, de oficio taxista, indicó que a diario se expone a contraer el virus con las medidas mínimas de prevención y consideró innecesario que se les otorgue prioridad a los docentes que, afirmó, “realizan una enorme labor al velar por la educación de nuestros hijos, pero no están para nada expuestos a un contagio al desempeñar su actividad laboral en sus casas”.

Carmina Galván Gutiérrez, por su parte dijo que para decenas de trabajadores que laboran en sucursales bancarias de los distintos municipios el estar en contacto directo con la gente los pone en alto riesgo de contraer el SARS-CoV-2.

“Las operaciones bancarias no han parado, incluso en los momentos más álgidos de la pandemia, somos conscientes que la vacunación de los maestros es con el objetivo de que se reanuden las clases y de que no se expongan al contagio y menos a los alumnos, pero hoy en día ellos desarrollan el HomeOfice, nosotros en sucursales tratamos directamente a diario con cientos de personas que no sabemos si son asintomáticos o traen algún síntoma de Covid”.  

Los trabajadores indicaron que el sector magisterial debe apegarse a los rangos de edades dispuestos para vacunarse, ya que también es injusto, advirtieron, que la gente joven que se expone en sus actividades laborales deba esperar a ser vacunada, al argumentar que, en los centros de trabajo, la escala de edades de las plantillas laborales ronda entre los 24 y 35 años de edad.