Un mes

Andrés Torres Aguirre

Justo cuando se cumple un mes de campañas electorales, los partidos políticos en Hidalgo ya dejaron claro que solo van «invertir» tiempo, recursos y personal en los distritos donde tienen ganado o donde sus intereses germinan.

Más de la mitad de los candidatos a diputados locales y federales en Hidalgo solo hacen presencia en redes sociales. No visitan comunidades, ni hacen reuniones para presentarse y dar a conocer sus plataformas.

La pauperización, la división de la política mexicana, generada en los dos últimos años, de manifiesta en las actuales campañas.

Por un lado, Morena con dos perfiles internos: los «oportunistas», que buscan sacarle provecho hasta la más mínima situación y los que se autonombran «puros» pero también son presa fácil de sus compañeros oportunistas.

Del otro lado, los «experimentados», que son priistas y panistas siempre atentos a tomar todo lo que sus contrincantes les dejan y no por carroñeros, al contrario, porque son depredadores que saborean a sus víctimas desde el asecho.

Sin el apoyo popular, los candidatos de Morena se irán al olvido y ya se ve cerca la debacle. Por eso los oportunistas de morena se adueñaron de las candidaturas plurinominales y dejaron a los «puros» ir al matadero.

Los prianistas, se saborean la victoria, pero en ese mismo sentido no quieren esforzarse y mucho menos gastar.

Algo que llama la atención es que panistas y priistas en campaña, suman enormes cortes. ¿La ilusión de volver a las nóminas públicas los alimenta?

Quizás en la segunda mitad de las campañas, las estrategias electorales cambien, tal vez los aspirantes tengan ganas de trabajar y con la pandemia extraoficialmente descartada, asuman un poco la responsabilidad social que piden, pero no honran.

 

Twitter: @bamtorre

@vocales_radio