El juego

David Tenorio

Actualmente, el sistema internacional es más complejo que nunca, con una miríada de actores locales y globales operando en un contexto de conectividad instantánea y de una interdependencia sin precedentes. La globalización y sus alcances y su significado en términos de impacto económico influye determinantemente en el futuro de la gobernanza global y regional.

Cuando una crisis alcanza una magnitud global, como ejemplo tenemos la reciente pandemia de Covid 19, nos hace visualizar el gran número de fuentes de riesgo -y de oportunidades- que pueden pasar de ser locales a regionales y terminar convirtiéndose en globales en cuestión de días.

El término “interés nacional” no solo tiene un carácter integral sino también delimita la obligatoriedad de que los líderes políticos deben prestar atención a muchos problemas de manera simultánea sino que también deben hacerlo con una visión cada vez más abierta, teniendo en cuenta sensibilidades y expectativas que van más allá o que en ocasiones entran en colisión con una interpretación estrecha de lo que significan los intereses nacionales. 

Esto en el contexto de un mundo más interconectado, donde el beneficio común y bienestar social constituyen un activo valioso, y garantizan la estabilidad de manera primigenia. Los intereses globales se están volcando hacia preocupaciones más urgentes como la conservación de los ecosistemas y el agua. Pero también se busca  solucionar ciertos problemas comunes para incentivar la prosperidad y evitar la migración. 

La colaboración regional en una escala sin precedentes es un elemento necesario que permite influir en las agendas locales. Ejemplo, la guerra global de vacunas género un abismo entre los países productores de vacunas y aquellos que no lo son, entre los países con los recursos suficientes como para adquirir vacunas para toda su población y aquellos que carecen de ellos, entre los países capaces de influenciar a las multinacionales y aquellos incapaces, entre los países capaces de adquirir las vacunas gracias a sus lazos geopolíticos y aquellos incapaces. Y los países que han aprovechado la guerra global de vacunas para incrementar sus actividades diplomáticas e influencia.

El juego de la geopolítica.

Twitter:

@DavidTenorio