Los Sosa, solos y sumidos en la crisis

LEONARDO HERRERA

El Grupo Universidad volvió a sumirse en una crisis como no ocurría desde la detención de su líder moral Gerardo Sosa Castelán, preso en el penal del altiplano acusado por delincuencia organizada, peculado y defraudación fiscal, la razón es la sospecha que tienen los hermanos Sosa Castelán de la lealtad del rector de la máxima casa de estudios, Adolfo Pontigo Loyola a quien cuestionaron severamente y hasta acusaron de traición.

No es la primera vez que Pontigo Loyola, enfrenta este tipo de críticas internas, en el pasado tuvo que aclarar en más de una ocasión con el mismo Gerardo Sosa, que su trabajo, disciplina y entrega durante años han estado con los universitarios y no existía una prueba o indicio que mostrara lo contrario.

Pero para Agustín y Damián Sosa, las cosas parecen no estar claras, sobre todo por las duras críticas que Juan de Dios Pontigo, hermano del rector universitario asestó a la máxima casa de estudios a quien reprobó por pedir al personal que salga a hacer proselitismo en plena pandemia sin importar que algunos tengan enfermedades crónico degenerativas que ponga en riesgo su vida.

Los hermanos Sosa, se sintieron agraviados porque el abanderado del décimo tercer distrito de la coalición “Va por Hidalgo” reconoció el trabajo académico de su hermano, pero llamo a no hacer imposiciones y defender la autonomía universitaria desde la libertad de elección, lo que a juicio de Agustín y Damián fue un golpe concertado por los hermanos Pontigo.

En áspera reunión en el Club Universitario, los Sosa Castelán, llegaron a los gritos e insultos y le habrían pedido al rector renunciar de inmediato o llevarían el caso al Consejo Universitario donde el clan sosista tiene mayoría para hacer lo que desee en los puestos directivos, pero un nada amedrentado Adolfo Pontigo, negó las acusaciones, pidió pruebas y aseguro que no renunciaría a la posición que fue acordada y negociada con el encarcelado Gerardo.

Para algunos integrantes del diezmado Grupo Universidad la andanada es impulsada por Agustín Sosa que, empujado por la ambición, busca apoderarse de la rectoría ahora que su hermano está encarcelado, pues sólo con un golpe de estas características es como podría apoderarse de la rectoría pues sabe que no tiene respaldo para pelearla de otra manera, pero no es la única lectura, hay otras que apuntaría a que, en efecto, los sosistas empiezan a perder control y lealtades.

 

De mi tintero… Hasta ahora sólo para la foto han servido las reuniones de priistas que aparentemente se habían alejado de su partido, aunque la realidad es que habían sido relegados, pues afirman que nada aportan, ya que se trata de cartuchos quemados “militantes de conveniencia” que se vuelven críticos cuando les quitan los negocios que les permitieron en administraciones pasadas…En la huasteca hidalguense aseguran, hay todo un cóctel de intereses todos unidos  contra del PRI, unos impulsados por Joel Nochebuena y el Partido Encuentro Social, otros los de la Secretaría General priista Carolina Viggiano que afirman apuestan y hacen todo para que ganen los opositores a Sayonara Vargas.

 

Twitter: @herreleo