Lo bueno o malo

David Tenorio

Ahora que estamos inmersos en la vorágine de las campañas electorales no deja de venir a mi mente lo que tanto nos repetían en la universidad los catedráticos en mis años mozos, conceptos centrales de diversos sociólogos sobre sociedad, política, y la naturaleza del ser humano. Tesis que bien pueden ser aplicables a la realidad nacional dependiendo el ángulo en el que se le mire.

Thomas Hobbes, sostenía que lo que de verdad mueve al hombre es su miedo y su egoísmo. Afirmaba que el estado de la naturaleza es la “guerra de todos contra todos”. Pero se trata de una reacción originada en el miedo al otro y no una acción gratuita. Tal afirmación nos hace recordar las acciones de algunos personajes de la vida nacional y local.

Por otro lado, Rousseau, decía que el ser humano está orientado naturalmente para el bien, pues el hombre nace bueno y libre, pero la educación tradicional oprime y destruye esa naturaleza y la sociedad acaba por corromperlo. Apoyaba la tesis del buen salvaje, según la cual el ser humano, en su estado natural, original y primitivo, es bueno y cándido, pero la vida social y cultural, con sus males y sus vicios, lo pervierten, llevándolo al desorden físico y moral. Si esto fuera verdad estaríamos condenados a la perdición, gracias al libre albedrío.

Pero Rousseau produjo uno de los trabajos más importantes de la época de la Ilustración; a través de su “Contrato social”, y aquí es donde quería llegar ya que él hizo surgir una nueva política. Esta nueva política está basada en la voluntad general, y en el pueblo como depositario de la soberanía. Exponía que la única forma de gobierno legal será un estado republicano, donde todo el pueblo legisle; independientemente de la forma de gobierno, ya sea una monarquía o una aristocracia, no debe afectar la legitimidad del Estado. Tesis en boga por algunos políticos que actualmente manifiestan que el pueblo es el que decide, ocultando que las masas suelen ser manipulables. 

Como sociedad, nuestro país ha tenido que enfrentar hechos inevitables y ha resuelto de distintos modos los problemas vitales a los que conducen. Nosotros somos los únicos que podemos definir lo bueno o malo dependiendo de las decisiones que tomemos.

Twitter: @DavidTenorio