El estereotipo de madre II

Amira Corrales

Como buen pueblo mexicano que somos, festejamos a nuestras madres el pasado 10 de mayo y aunque el reconocimiento, amor y agradecimiento debieran otorgarse todos los días, ese día es casi festejo nacional. Pero, ¿por qué las madres generan tanta devoción en nosotros?, la pregunta pudiera ser inexpugnable, sin embargo, es necesaria para comprender el estereotipo de madre que tenemos como cultura y que, en muchos casos, se ha convertido en un calabozo de piedra y hierro para algunas mujeres. Un poco de historia nos puede ayudar: es por allá en el viejo continente, cuando los hombres ilustres revolucionaban al mundo, las mujeres (más que ilustres) parían a sus hijos e hijas en condiciones de falta de higiene, por lo que era muy común, que murieran en el parto, dejando a su descendencia huérfana desde el principio de su vida y a cargo de sus padres, aunque esto no es del todo cierto: los hombres consideraban como rol de cuidar bebés exclusivo de las mujeres, por lo que volvían a casarse con rapidez para que la nueva esposa fuera también, la nueva niñera. Ya existía la profesión médica y todavía así, los partos se atendían sin que los médicos se lavaran las manos, ya que no lo consideraban necesario. Esta situación causó un gran número de muertes maternas durante el absolutismo europeo. El parto aun antes de estas épocas, aunque común, se consideraba riesgoso para la vida de las madres, tanto así que en el México prehispánico, los mexicas tenían una diosa a la que oraban únicamente para los partos difíciles (Cihuacóatl), así como Cihuatéotl divinidad de las mujeres que morían en el parto. Los aztecas comparaban a estas mujeres con guerreros que morían en batalla, por lo que tenían el honor de acompañar al sol en su recorrido, desde el cenit hasta el ocaso, por lo que las consideraban muy importantes. Pero, ¿qué hay de las madres que no mueren en el parto? El reconocimiento a su labor es muy ligero y habrá que preguntarnos si es nuestro remordimiento culpable el que hace tanto alboroto el 10 de mayo…