Cuatro siglos del milagro:  Cristo de Santa Teresa

– Son la comunidad Santuario y la cabecera municipal los dos poblados de Cardonal donde se recuerda este evento con mayor devoción y este año no fue su excepción

IDENTIDAD

Hugo Cardón

Han pasado 400 años desde que se registró uno de los milagros más recordados por las comunidades de Cardonal y en general en el país, la renovación del “Cristo de Santa Teresa”, evento que se recuerda cada año; no obstante, este 2021 es especial, pues son cuatro siglos.
Son la comunidad Santuario y la cabecera municipal los dos poblados de Cardonal donde se recuerda este evento con mayor devoción y este año no fue su excepción, para ello, ambas localidades programaron diversas actividades para festejar este hecho.
Debido a la pandemia por covid-19, las actividades que se tenían previstas para este año fueron modificadas, pero no pasaron desapercibidas por los feligreses, ya que fueron transmitidas a través de las redes sociales.
Hace 400 años, el milagro del Cristo de Santa Teresa hizo que los ojos del país voltearan a Cardonal, municipio que no destacaba por ser uno de los pueblos mineros con gran riqueza, pero sí tomó relevancia porque se erigió una de las imágenes más emblemáticas de la Nación.

MITO O REALIDAD. José Vergara, conferencista e investigador invitado en Santuario, dio a conocer que “El Cristo de Mapethé” mejor conocido como “El Cristo de Santa Teresa” inició su historia en 1545, luego de ser donado el crucifijo por Alonso de Villaseca quien lo trajo de España.
Para 1615, la escultura del cristo se había deteriorado, pues estaba completamente negra, la polilla le había desechó toda la cabeza quedándole sólo la barba.
Por este motivo, las autoridades eclesiásticas ordenaron que la sagrada imagen fuera sepultada con la primera persona adulta que muriese, mandato que no se pudo cumplir, pues durante cinco años, prodigiosamente nadie fallecía por lo que se le empezaron a atribuir milagros.
Expuso que de acuerdo con los relatos y los escritos que se dejaron, en ese mismo tiempo se vivió una gran sequía. El vicario de la época propuso realizar una procesión con la imagen de la Virgen María para que lloviera, pero el pueblo propuso al Cristo.
Tras la insistencia de la gente se accedió a la procesión con el cristo, según las crónicas, desde ese día llovió por 17 días adjudicase otro de los primeros milagros; sin embargo, el acto que marcó su proeza fue su renovación, luego de estar severamente deteriorada.
Se menciona que el 19 de mayo de 1621, después de escuchar ruidos en la iglesia, se descubrió al Cristo sudado en agua y sangre completamente renovado de todos los daños que tenía.

TRASCENDENCIA. Por otro lado, en Cardonal el historiador David Becerra también invitado con motivo del 400 aniversario del cristo, explicó que la devoción al cristo de Santa Teresa no sólo es una cuestión de fe, sino de valor histórico por todo los hechos documentados, y que hoy gracias a ello, se conoce como se registró uno de los primeros milagros de una imagen en el territorio del México colonial.
Comentó que la devoción al “Cristo de Santa Teresa” tiene un gran alcance e impacto en el país por el hecho prodigioso que se registró en el territorio de Cardonal  y que en su momento se tuvo en todo la américa española en el marco de la evangelización.
Expuso que a partir de este hecho que se registró en Cardonal, en otros estados de la república se venera al “Cristo Renovado de Santa Teresa”, tal es el caso de San Diego Navacoyan, en Durango; cuyos habitantes no saben dónde está Cardonal; sin embargo, veneran a un cristo que ahí se renovó un 19 de mayo del 1621.
Expuso que luego de este suceso ocurrido hace 400 años, en diverso puntos del país se venera esta imagen que de alguna forma su fama se creó desde Cardonal, fama que incluso ha llevado al cristo a ser venerado también en Nuevo México, Estados Unidos.

FESTEJOS. La devoción al cristo crucificado continúa en las comunidades de Santuario Mapethé y Cardonal, donde este año se prepararon varios eventos por los 400 años de su renovación; sin embargo, se vieron limitados por la pandemia.
En Cardonal se festeja cada 19 de mayo la milagrosa renovación, mientras que en Santuario Mapethé destacan las procesiones, conocidas como “La Bajada” y “La Subida” del señor de Santuario.
El día miércoles después al quinto viernes de Cuaresma se realiza “La Bajada” procesión del Cristo desde Mapethé a Cardonal donde permanece unas semanas, después se realiza “La Subida”, una procesión donde el Cristo regresa a Santuario Mapethé.
A la entrada de ambas poblaciones se descubre al Cristo y es recibido por la Virgen de la Purísima Concepción, en Cardonal; y por la Virgen de la Soledad, en Mapethé.