Solsticio

Lyzandro Herrera

El solsticio de verano es un fenómeno astronómico que tiene efectos en las emociones de los seres humanos, de ahí que se le considere a este fenómeno como una puerta a la expresión más grande de la luz en la vida, ya que llega para iluminar la oscuridad que nos apresa.

El significado espiritual del solsticio de verano es abundancia y esto se refleja en la dicha del ser humano que, renacer junto con todas sus emociones encaminadas a la alegría y bienestar, algo que muchas culturas lo sabían. El solsticio de verano, también nos recuerda que durante esta estación del año el Sol y la Tierra están más cerca que nunca, de ahí que el cuerpo se manifiesta para aprovechar al máximo la energía que se libera, pues tanto la naturaleza como el ser humano aprovechan su esplendor.

Hay quienes opinan que el solsticio de verano significa la ascensión o el regreso al Gran Espíritu del Padre, es decir, celebran que en ese momento el Hijo venció a las tinieblas y que da regreso a la plenitud, lo que transforma en una gran conciencia unificadora al Padre Dios, Hijo y Madre Diosa, por lo que su luz poderosa y completa es capaz de irradiar a todo el mundo.

El significado esotérico del solsticio de verano es diverso y surge en la antigüedad, ejemplo de ello son los griegos, quienes consideraban que este evento abría una puerta a otra dimensión, a la cual llamaron Puerta de los Hombres, y también había una Puerta de los Dioses, pero esa se creía que llegaba abrirse durante el solsticio de invierno. Por otro lado, los druidas pertenecientes a la cultura celta aprovechaban este momento del año para realizar rituales para la fertilidad femenina, bendecir los frutos y tierras. Para las culturas del México antiguo, el solsticio de verano significaba “renovación de los fuegos” y esto lo celebraban dando culto al Sol, con esto trataban de asegurar que las cosechas fueran abundantes y buenas, además de que pedían ayuda para que la humanidad y a la tierra lograran superar sus ciclos. Es cuánto.