Hidalgo, punta de lanza  en ciencia y tecnología

-INNOVACIÓN. La iniciativa del Sincrotrón Mexicano, el Geoparque Comarca Minera y la Aceleradora de Negocios Biotecnológicos son proyectos de largo alcance en Hidalgo

Alberto Quintana

Para investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) la iniciativa del Sincrotrón Mexicano, el Geoparque Comarca Minera y la Aceleradora de Negocios Biotecnológicos son proyectos de largo alcance, afirmó el titular de la Unidad de Planeación y Prospectiva del gobierno de Hidalgo, Lamán Carranza Ramírez.

El funcionario estatal destacó que Laura Palomares, directora del Instituto de Biotecnología, ha manifestado que este último proyecto es de crucial importancia para la salud de todos los mexicanos y la pandemia que se vive para darnos cuenta de la dependencia tecnológica.

Lamán Carranza, comentó que en el Instituto de Biotecnología y en otras entidades de la UNAM se han volcado en el desarrollo de nuevas vacunas contra covid-19 con ideas excelentes.

“Pero no se ha encontrado que no se tiene en dónde fabricar las vacunas y, sobre todo no hay un lugar para hacerlo con la calidad necesaria para evaluarlas en humanos, hay muy pocos laboratorios que permitan hacer la evaluación de estas vacunas”.

Con este proyecto, se busca es pavimentar el camino de la investigación básica que se realicen en las universidades y centros de investigación nacionales; así, poder llevar los desarrollos de los laboratorios a los pacientes y mejorar su salud.

La Aceleradora de Negocios Biotecnológicos que aparte es la primera Unidad Periférica del Instituto de Biotecnología, abre un abanico de posibilidades para llevar los desarrollos de la academia en el área de biotecnología farmacéutica en la que, vale la pena agregar que, el Instituto de Biotecnología es líder en colaboración con el sector productivo.

Por su parte la investigadora del Instituto de Biotecnología de la UNAM, Brenda Valderrama Blanco, expuso que la alianza estratégica entre la UNAM y el Gobierno de Hidalgo permite economizar un proyecto de gran magnitud que pudo haber sido diez veces más caro y tardar cinco veces más, ahora estará listo en menos de dos años y a un mucho menor costo.

Además, Hidalgo será base para la industria biotecnológica mexicana y desde aquí se llevarán productos al mercado, la expectativa es que, en un plazo relativamente corto, alrededor de cinco años los resultados serán visibles y tangibles en el estado.