Contar la historia 

 El fin de semana fue de muchas emociones fuertes en el Congreso de Hidalgo ya que al finalizar la LXIV Legislatura e iniciar la LXV los acuerdos de último minuto dieron paso a la aprobación de leyes, así como cambio en la alienación de las y los legisladores.

Los representantes que se despidieron del Congreso dejaron para el último día de sesiones casi para las últimas horas la aprobación, eso sí por unanimidad, la creación de la Fiscalía de Justicia; un asunto que estaba, a propósito, muy escondido en comisiones, pero al aprobarse fast track fue claro que resultó de un acuerdo o concesión política.

La que fue la primera legislatura de oposición en Hidalgo, concluyó de manera muy distinta a como inició. Los diputados de Morena, beligerantes, retadores y en muchos momentos arrogantes, pasaron a ser empáticos, propositivos y hasta saludadores. Seguro que estos tres años de desgaste les dejaron una nueva perspectiva del quehacer político, pero creo que el principal factor de cambio en esos 36 meses fue la aprehensión y proceso legal contra Gerardo Sosa Castelán, su líder, quien ahora espera en un penal de máxima seguridad, acusado de delitos muy graves del fuero federal.

La llegada de la LXV Legislatura no podía quedarse atrás, al menos desde un punto de vista escénico.

Fue el Instituto Estatal Electoral de Hidalgo (IEEH) la instancia que generó ansiedad, misterio, desesperanza y hasta terror a la historia de la integración de los listados plurinominales.

Tal y como lo hubieran hecho Euripides o Sófocles, dos de los más famosos poetas trágicos de la antigua Grecia, el IEEH formó la trama más complicada de su historia y desde el primer anuncio o capítulo, impulsó a los actores, partidos políticos y a todos los espectadores de su asiento. 

Argumentista de la desventura, el IEEH determinó que de los doce espacios para diputados por el principio de representación proporcional siete serían para Morena y cinco para el PRI.

El anuncio hizo rodar lágrimas, pero también desató la ira y el deseo de venganza que llevó nuestra historia y a los partidos no beneficiados a un nuevo capítulo a resolver en la Sala Toluca del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), donde la trama da un sorpresiva giro y concede lugares plurinominales al PAN, PRD y PNAH.

¡Cuánto drama atestiguamos en las 72 horas previas al arranque de la LXV Legislaturas!

El IEEH volvió a entregar cartas de mayoría a los nuevos diputados pluris y “se echaron las campañas al vuelo”; no podemos dejar de lado en esta retorcida narración que al mismo tiempo que todo esto sucedía, se acercaba el 5 de septiembre, día que marca la Ley para que el gobernador de Hidalgo entregue su informe de labores al Poder Legislativo y hasta ese instante, no había certeza sobre la identidad de 12 de los 30 diputados que conformarían la Legislatura.

El tercer acto de la obra griego-hidalguense tuvo como escenario la sala superior del TEPJF. Ahí, las autoridades dieron el irrefutable veredicto, no sin antes deliberar horas y horas haciendo casi insoportable el melodrama. Una nueva composición en el listado de 12 diputados plurinominales, sí dio espacios al PAN pero no al PRD ni al PNAH.

La argumentación sustentó principios de equidad de género e involucró a los diputados electos por el principio de mayoría para dejar al final que la LXV Legislatura de Hidalgo cuente con 15 diputadas y 15 diputados por ambos principios.

Los listados volvieron a cambiarse para cumplir la orden final y al límite del tiempo se llevó a efecto la sesión constitutiva, evento que formaliza el inicio de la nueva etapa en el Congreso.

Al cerrarse este último capítulo, quienes atestiguamos el curso de los hechos sabemos, mejor dicho, deseamos que, con una mezcla tan poderosa de elementos dramáticos, en breve las y los diputados locales nos regalen nuevas historias.

 

 

Twitter: @bamtorre

@vocales_radio