Ayahusca

Lyzandro Herrera

Toda adicción comienza con el consumo de alguna sustancia que transforma lo que está sucediendo en la mente. El problema no está en el consumo de sustancias alucinógenas o psicotrópicas sino en el tratar de encontrar en ello la respuesta que existe dentro de cada uno. El “consumo sagrado” es una puerta que lleva a comunicarte con el ser que tú crees supremo o generar una transferencia en determinados rituales. Existe en boga el consumo del yagé o ayahuasca, la cual es servida en una ceremonia en la que hay un chamán que guía a los iniciados. Estos son los principales riesgos de usarla sin el debido acompañamiento. 1.-Muerte. Hay que saber que la infusión está hecha con dos plantas medicinales que contienen una sustancia química psicodélica llamada dimetiltriptamina o DMT, y que puede tener efectos negativos o incluso letales para el organismo. De hecho, Ayahuasca en quechua significa «viña de la muerte». 2.- Efectos colaterales. El consumo de ayahuasca puede provocar efectos inmediatos como ansiedad, pánico, euforia y distorsión de la realidad, típicos de las drogas psicodélicas. 3.- Robos o violaciones. La ayahuasca altera el estado de conciencia de quien la consume. Dependiendo de dónde hagas el retiro de ayahuasca, existe el riesgo de estar rodeado de personas sin escrúpulos que pueden aprovechar “tu viaje astral” para robar tus pertenencias o, lo que es peor, abusar de tu cuerpo. 4.-Adicción. Técnicamente, la ayahuasca no está prohibida, pero en varios países sí lo está su principio activo, el DMT. Esto significa que el estatus legal de uno de los principios activos de esta infusión es comparado con otras drogas como la cocaína o la heroína. 5.- Fraude. Muchos están aprovechando el creciente interés que despierta esta infusión desde hace una década para hacer dinero. Esto desvirtúa el carácter sagrado del ritual y expone a los usuarios a peligros relacionados con la salud, porque muchas veces las personas que están suministrando la ayahuasca no tienen los conocimientos necesarios. Es cuanto.