Nadie dijo que fuera fácil

Andrés Torres Aguirre

Una vez que las inundaciones en la zona de Tula-Tepeji y otros municipios del Valle del Mezquital dejan de ser noticia principal, los aspirantes a las candidaturas regresan a sus agendas que incluyen visitas, recorridos, conferencias de prensa; todo con tal de ganar presencia ante la opinión pública.

El fin de semana, allá en la Huasteca se hizo promoción al «encuentro» entre el senador de Morena, Julio Menchaca y la secretaria general del CEN del PRI, Carolina Viggiano.

La foto del saludo, que fue enviada a todas las redes sociales de ambos personajes, logró despertar la especulación respecto a la posibilidad de un acuerdo entre estos políticos.

La casualidad (sic), llevó a quienes aspiran a ser EL candidato de Morena y LA candidata del PRI al gobierno de Hidalgo, a verse frente a frente en una céntrica calle de Huejutla. Lo que no es resultado del azar, es el mensaje que surge de tal hecho.

Habrá muchas interpretaciones del evento. Una de ellas es que las cosas no van bien para ambos proyectos y ante el mal augurio, contraatacar con un mensaje de acuerdo y unión que les conserve el impulso en la carrera, antes de quedar fuera.

En el caso del senador de morena, cada día crece el rechazo de las corrientes internas del Movimiento de Regeneración Nacional ante su eventual candidatura. En primer término, se enfrenta al súper delegado del bienestar Abraham Mendoza Zenteno quien ya «abrió» su juego porque quiere ser el ungido.

El delegado del bienestar, recientemente contrató equipo, busca a cuerdos con la prensa a la que le asegura tener recursos, pero, principalmente, vende a todos la idea de que él es el mejor amigo del presidente López Obrador.

Primero en Tula, pero ahora en todo el estado, el excolaborador de Enrique Peña Nieto, Cuauhtémoc Ochoa, hace campaña. Quiere ser candidato de Morena-PVEM al gobierno de Hidalgo y evidentemente, no le importa gastar en publicidad. Ochoa invierte mucho en su promoción, es algo en lo que deja muy lejos a Menchaca, quien genera expectativas en los medio$ pero no concreta convenios así que muy pronto lo van abandonando.

El doctor Pablo Vargas tampoco le ayuda a Julio Menchaca y avanza con sus comités municipales de defensa a la 4T en donde una de las principales ideas es: ningún apoyo a perfiles que no sean auténticos luchadores sociales, surgidos de la izquierda; en resumen, no quieren a ex priistas.

El doctor Vargas y sus seguidores, insisten en qué para la selección del candidato, debe llevarse a efecto un proceso interno, libre y democrático. Traducción: no quieren ex priistas.

Canek Vázquez también se opone abiertamente a que se dé por hecho la candidatura de Menchaca. En su empresa encuestadora, omite incluirlo si de intención de voto se habla y, sin sombra de pudor se coloca en segundo lugar de las preferencias morenistas, solo abajo del cantante-diputado Francisco Xavier.

Por cierto, el presidente de la Junta Legislativa de la LXV Legislatura dijo hace poco tiempo que no busca ser, una vez más, candidato a la gubernatura de Hidalgo. Pero, no se le ve enojado porque todos los sondeos referentes al tema lo ubican en primer lugar. ¿Quién sabe? Quizás al llegar el momento se vea «obligado» a aceptar el mandato de las fuerzas vivas de morena.

La disonancia en morena Hidalgo no termina ahí. El presidente municipal de Mixquiahuala, Ramón Amieva pagó y sigue pagando mucho dinero como para que sus promotores no lo presenten, ahora, como un prospecto a la candidatura a gobernador. Sus asesores de comunicación fueron relevados porque el alcalde no estaba satisfecho con el resultado de sus primeros intentos por llegar al estrellato. Ya con nuevos gurús, insistirá en ser Punta de Lanza para morena en el estado.

La incesante aparición de prospectos a la representación de Morena, genera que el concepto de unidad en el movimiento se vaya disolviendo en un compuesto ácido de intereses ajenos y personales.

La semana próxima se va a sumar al listado de aspirantes, José Luis Lima Morales.

El exfuncionario estatal lleva años trabajando en una asociación civil; al frente de ese proyecto, logró cierto reconocimiento en la zona metropolitana de la capital Pachuca que lo impulsó buscar la alcaldía.

La Contraloría estatal lo inhabilitó por un año para ocupar cargos públicos, pero sí de la candidatura hablamos, no existe ningún problema para que se presente como otro aspirante.

Tal vez Lima no tenga la misma presencia y vigencia de otros aspirantes de morena, pero a río revuelto…

Extravíos

Sobre la diputada federal priista, Carolina Viggiano la circunstancia tampoco la favorece, pero de ello hablaremos en otra entrega de las Vocales Extraviadas.

Twitter: @bamtorre

@vocales_radio