Sin destapes ni mensajes

Leonardo Herrera

Quienes esperaban alguna señal en la gira del presidente Andrés Manuel López Obrador por el municipio de Acaxochitlán de cara a la sucesión, se quedaron con ganas de interpretar pues nada hubo: sólo precisiones, comentarios e intercambios de información que servirán para la atención de los damnificados por el huracán “Grace” y las inundaciones de Tula cuyos estragos no terminan como tampoco el censo de quienes tuvieron afectaciones.
Decir que fue a la tierra dominada por el Grupo Universidad, por alguna razón, es ocioso como también pensar que la presencia ahí del delegado de Bienestar, Abraham Mendoza Zenteno, obedeció a otro motivo que no fuera el de su responsabilidad como encargado de la elaboración de las listas de quienes tuvieron alguna pérdida.
Ciertamente las giras presidenciales han cambiado, no es la misma parafernalia ni ritual de los gobiernos priistas en donde eran elegidos los invitados de acuerdo a los mensajes políticos que se querían enviar a la clase gobernante o bien a quienes mantenían una influencia en las diferentes regiones, también hubo destapes y descartes, pero no, con Morena las formas han cambiado o por lo menos con el líder moral de la 4T.
López Obrador, incluso cambio el tono de su discurso en sólo 60 kilómetros, de Veracruz a Hidalgo, no fue tan duro ni crítico de los “neoliberales” pero sí insistió en que los apoyos para desastres naturales ya no serán tutelados por políticos, funcionarios u organizaciones, serán entregados de manera directa y si hay alguna omisión en la lista de afectados se harán correcciones.
También hubo espacio para los señalamientos del mal estado de las carreteras y advirtió de la nueva forma en que se harán construcciones, reconstrucciones y mantenimiento de las mismas, lo que dejará de lado a funcionarios que se aprovecharon de los moches que pedían a las constructoras para ser favorecidas en las licitaciones, algo que calo hondo en la delegación de la SCT en Hidalgo señalada por continuos actos de corrupción y favoritismo a empresas.
Lo que también quedo claro es que se mantiene en el momento crucial del inicio del calendario de la sucesión, una buena relación entre López Obrador y Omar Fayad, lo que según algunos especialistas facilitará la operación de la transición del gobierno estatal con cualquiera de los colores partidistas o incluso con un candidato independiente.
DE MI TINTERO… a propósito de destapes y exhibición de fuerza, el mes que inicia fue elegido por los senadores Nuvia Mayorga y Julio Menchaca para rendir sus informes de labores lo que en ambos casos será como el arranque de salida formal a sus aspiraciones de suceder a Omar Fayad… a menos de un año de que concluya la actual administración se incrementa la división de funcionarios del gabinete estatal son dos grupos fuertes uno encabezado por uno de los secretarios que despacha en cuarto piso, y el otro en el segundo nivel.

 

Twitter: @herreleo