Hospital Inflable

-CERTEZA Y GARANTÍA. La calidad de atención que se brinda en este hospital, ofrecida por los 202 empleados que laboran en los distintos turnos

Milton Cortés Gutiérrez 

Advirtió la directora del Hospital de Respuesta Inmediata Covid-19 de Pachuca, América Rojas Franco, que, aunque ha disminuido la ocupación del nosocomio, se mantendrá ofreciendo atención hasta que sea necesario, en base a las determinaciones del gobernador de Hidalgo, Omar Fayad.   

Entrevistada por La Crónica de Hoy en Hidalgo, la responsable del Hospital Inflable especificó que actualmente registra una tendencia a la baja en cuanto a la ocupación de camas, pero advirtió que es importante que la sociedad sea mesurada en la movilidad, en razón que se avecinan celebraciones durante los meses de noviembre y diciembre, y el objetivo es seguir por un camino alentador.     

“La gente se debe seguir cuidando, vienen fechas como noviembre y diciembre; no queremos tener más pacientes, queremos continuar a la baja en ocupación y no nos referimos a no querer ofrecer el servicio, sino a evitar que más personas enfermen”. 

Rojas Franco especificó que del cien por ciento de ocupación que se reportó hace apenas algunos meses, en la actualidad se opera al 45 por ciento de la capacidad total, aproximadamente, que se traduce en 13 camas ocupadas de 36 disponibles. 

“El hospital tiene capacidad actual para 35 personas, pero cuando se ha requerido vemos cómo le hacemos y extendemos a 37, ahorita con los 13 pacientes que tenemos es lógico que vamos a la baja”. 

Hasta el momento, señaló que el nosocomio cuenta con 15 camas con ventiladores disponibles, de tal forma que se espera que la tendencia de atención, lejos de incrementar se mantenga a la baja conforme transcurran las semanas. 

“Nosotros seguimos de pie hasta que nuestras autoridades no lo indiquen, suponemos que se van a regir por las personas que ya no necesiten hospitalización, pero de eso depende mucho también de la responsabilidad social, de que sigan adoptando las medidas de bioseguridad, que sean vacunadas y nos ayuden a tener la esperanza de no incrementar la educación”.    

Y añadió que, “cuando hubo la reducción del brote se disminuyó el personal del Instituto de Salud para el Bienestar que fue reubicado, pero ante una nueva necesidad que se tuvo, ellos se tuvieron que regresar y así nos hemos mantenido”.  

Concluyó que parte esencial para contribuir en el control de la pandemia es no demeritan las acciones preventivas, mantener la divulgación de información correcta y responsable de la peligrosidad del virus y de las acciones a seguir para evitar su propagación, además de mantener la vacunación, no como una panacea, pero sí como una alternativa que evite caer en una enfermedad crítica.