Morena y su guerra sucia

Leonardo Herrera

Entre la arenga del “nada está decidido” y el manto de la apertura democrática que cobijo la inscripción de 52 aspirantes a la candidatura al gobierno del estado, Morena exhibió que la presunta unidad que habían alcanzado está rota y por el contrario se mantiene una guerra sucia desproporcional impulsada por las dos principales fuerzas, la de los “fundadores” y los grupos externos.

De nada sirvieron las fotografías enviadas a las redes sociales y redacciones  donde se mostraba a los principales contendientes abrazados y sonrientes con un mensaje de inquebrantable apoyo mutuo, si al final entre rechiflas públicas y granjas de “bots” contratadas se han lanzado ataques de todo tipo, desde la avioneta del senador y su comparativa con el caso del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) Santiago Nieto, hasta los presuntos acuerdos del delegado de bienestar con constructores y grupos de muy mala reputación en el estado.

Los esfuerzos de un recién delegado de Morena en el estado para conducir las elecciones César Cravioto por apaciguar los ánimos no han sido suficientes, pronto se dio cuenta que hay grupos que tienen secuestrada a la llamada 4T en el estado y que podrían ser muy costoso en su esfuerzo por “sacar al PRI” del gobierno del estado.

La ambición les gana a más de uno, la escasa inteligencia emocional y la falta de liderazgo puede ser un factor determinante que arruine los puntos que como partido llevan de ventaja en la elección gubernamental y convertirse en un boomerang en los meses cruciales que están por venir.

Hablar de 52 aspirantes no es sinónimo de democracia, tampoco de apertura y transparencia, sino de falta de acuerdos y operación política, pero además confirma que no existe un proyecto, ni tampoco una ruta trazada para llegar a las elecciones de junio y ganarle a un PRI que no está derrotado y que tiene muchos años en el oficio electoral.

    Por lo pronto bien harían los cuarteles del senador Julio Menchaca, Abraham Mendoza, Francisco Xavier, Lisset Tolentino, María Mercedes entre otros en bajarle a los decibeles de su guerra sucia e inversión en denostar a sus detractores con publicaciones facebuqueras y otras redes sociales, porque además la mala noticia es que, en las esferas nacionales de morena y palacio nacional, ya tiene antecedentes de la “fiesta” que tienen y quienes son los organizadores.

    DE MI TINTERO. Lamentable por decir lo menos el papel de los diputados locales durante las comparecencias, pues la mayoría se exhibió como lo que son, “levanta dedos” de banqueta sin conocimiento y un alto nivel de ignorancia de lo que ocurren en la administración pública…Entre los 52 aspirantes a la candidatura al gobierno del estado, está nada más y nada menos que Hildelgardo Bacilio Gómez, desertor del Ejército Mexicano, originario de Mineral de la Reforma y quien en 1999 organizó una protesta en Paseo de la Reforma para impugnar el fuero de guerra, toda una “fichita peligrosa” dicen quienes lo conocen y que aseguran muy pronto su nombre será repetido en el estado.

Twitter: @herreleo