Pendientes: estancias infantiles

-Menores que tuvieron mayor exposición a este programa, alcanzaron mejoras en el puntaje en su escala de comunicación

 GPPRI

Staff Crónica Hidalgo

Quienes cuidaban a los menores en el programa de Estancias Infantiles no eran maestras, eran vecinas que hoy están desempleadas, que eran capacitadas y supervisadas por el DIF Nacional. Y los niños y niñas que tuvieron mayor exposición a este programa, tuvieron mejoras en el puntaje en su escala de comunicación, y fueron beneficiados en su comportamiento individual y social, enfatizó Ana Lilia Herrera Anzaldo, presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia.

Según información oficial, durante la segunda reunión ordinaria de esta instancia, la legisladora priista consideró muy delicado que hoy quienes son parte de una mayoría legislativa en la Cámara, “no quieran tocar a la Secretaría del Bienestar ni con el pétalo de un exhorto”. Recordó que la evaluación que hizo la Auditoría Superior de la Federación (ASF) del Programa de Apoyo a Madres Trabajadoras, que implementó el Gobierno Federal actual, muestra que hay deficiencias en el diseño.

A su vez, Norma Aceves, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (GPPRI) aseveró que las estancias infantiles, como parte del derecho a la seguridad social, no son un problema de corrupción y transparencia, ni del pasado o del presente; de quién administra ahora, quién lo hizo antes o quién lo hará después. Son parte del grito que se escucha en las calles, pidiendo “justicia, justicia, justicia”, resaltó.

La diputada federal recalcó que estos espacios son un derecho que promueve el empoderamiento de las mujeres, el único camino para evitar la dependencia económica, para promover la participación en el empleo y en igualdad con los hombres. Además, dijo, son un mecanismo que previene la violencia, por lo que pidió buscar mecanismos para que regresen.

“Ahora bien, el hecho que se den 42 pesos diarios a menos de 700 mil niñas y niños con discapacidad, cuando hay al menos 2 millones de ellos, no garantiza su seguridad social, su salud y su desarrollo. Eso es una trampa de pobreza”, subrayó, para luego agregar que esa cantidad no garantiza el acceso a sus derechos.