Crear soluciones simples  a problemas complejos

SACUDIDA, POR ÓMICRON

Alberto Quintana Codallos

“A la fecha está más claro que nunca lo que la biotecnología puede hacer por la salud de las personas; el mundo está en shock ante la aparición de una nueva variante, en Sudáfrica, del SARS-CoV-2, la ‘Ómicron’”, planteó el titular de la Unidad de Planeación y Prospectiva del Gobierno de Hidalgo.

Lamán Carranza Ramírez comentó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunió y expresó su preocupación por el surgimiento de esta nueva cepa que se registra en varios países.

“En México y desde Hidalgo, lo que nos queda es aprovechar es la creatividad, una distinción internacional de nuestro país, nuestra capacidad para crear soluciones simples a problemas complejos”.

Por ello, citó, se tomó la decisión de aprovechar un espacio ya construido en el inicio del Clúster de Desarrollo Biotecnológico y Farmacéutico más importante de América Latina y el Caribe. Porque se decidió desarrollar proyectos de ciencia, tecnología e innovación, y dar saltos exponenciales para cuidar la salud de las personas y las familias.

“Con este propósito, se tienen alianzas con instituciones líderes en México y en el mundo, lo que posiciona a Hidalgo, a escala mundial, como un referente de diplomacia científica”.

Covid-19, ha sido la primera gran pandemia del siglo XXI y se ha convertido en un temblor que nos sigue atacando con sus réplicas, en forma de variantes y mutaciones.

“Hoy trabajamos para que como en los países de Europa y en Estados Unidos fabriquemos nuestra propia capacidad de respuesta, a través de nuestras propias vacunas”.

Esta situación es sólo es la punta del iceberg, pero podemos aprender de estos movimientos telúricos a través de la ciencia, que es un lenguaje universal y una herramienta para ayudarnos entre todos, la cooperación científica puede estimular una verdadera solidaridad.

La aparición de la variante “Ómicron” es una oportunidad para insistir en la importancia de la Aceleradora de Productos Biotecnológicos Hidalgo-UNAM que estará en el Distrito de Educación, Salud, Ciencia, Tecnología e Innovación (DESCTI).

Una aportación del estado y los hidalguenses para que México vuelva a ser autosuficiente en vacunas y medicamentos biotecnológicos de última generación.

Puntualizó que la Aceleradora permitirá no sólo responder a futuras pandemias con suficientes vacunas para México y para los países del Caribe, también detonará una oferta educativa de alto nivel, empleos y, sobre todo, la reactivación económica con una nueva industria farmacéutica.

Esta aceleradora es la primera en el país y es el eslabón faltante en la cadena de investigación, desarrollo, escalamiento y fabricación masiva de los productos

biotecnológicos en México; además de que será autosustentable al generar alrededor de 90 millones de pesos anuales.

Será fundamental para combatir ésta y las próximas pandemias porque la Planta de Escalamiento de Bioprocesos tendrá una capacidad para escalar la producción de 16 nuevos productos al año y dará servicios analíticos para la industria farmacéutica.

En un mundo globalizado, no hay fronteras y cuanto más se replica un virus, más posibilidades hay de que aparezcan mutaciones que pongan en jaque lo logrado hasta ahora para contener la pandemia.

Hay que entender que hay que llevar vacunas donde no hay, y las donaciones no son la solución porque mientras en los países ricos haya demanda, no habrá suficientes vacunas para los otros.

Ese es el escenario que se recrudece con “Ómicron” y para el cual la Aceleradora es una solución, porque México dejará de depender de otros países; generará sus propios biológicos y se volverá un proveedor, más que un comprador.

Lo cierto es que hay más incertidumbres que certezas sobre la nueva mutación, ante este panorama, la OMS pidió a los países acelerar sus esquemas de vacunación como la única manera de evitar que siga transformándose.

Lamán Carranza expuso que hay indicios de que podría ser más contagiosa, pero no está plenamente confirmado, tampoco que sea más grave o que pueda burlar la protección que brindan las vacunas.

Pero el número de mutaciones hace pensar a los expertos que el sistema inmunológico puede tener más problemas para reconocerlas y neutralizar la nueva cepa.

De acuerdo con la hipótesis, las vacunas perderían algo de eficacia, probablemente para reducir contagios, como ya sucedió con la “Delta”, aunque el pronóstico siempre será más favorable para las personas vacunadas que para las que no lo están, porque tienen más probabilidades de defenderse.

El llamado a las personas quienes todavía no están vacunadas, es que lo hagan, por su bien y el de los demás, ya que permite el número de contagios sea menor en comparación con el 2020.

“Ante esta disyuntiva, lo prudente es esperar lo mejor, pero estar preparados para lo peor, no sabemos aún qué va a pasar con ‘Ómicron’, pero el virus es un candado que cambia y muta, la llave son las vacunas pueden tener más dificultades para abrirlo”.

Mientras todo esto se resuelve, para desgracia nuestra, en otros países, las farmacéuticas ya trabajan en nuevas versiones, tal como sucede con la vacuna de la gripe, tendrán que adaptarla a nuevas características del virus, si es que finalmente resulta necesario.

Desde Pfizer lo que sucede es que comenzaron a realizar pruebas de neutralización con la variante ómicron y esperan tener datos iniciales en las próximas semanas.

Según sus reportes, desarrollar y producir una vacuna a la medida contra ómicron tardaría aproximadamente 100 días.

Por ello, y porque en tres meses pueden pasar muchísimas cosas, el llamado de la OMS es a potenciar la vacunación en los países en desarrollo, que, por lo

documentado hasta hoy, sólo tienen un 20% de las dosis, frente al 80% de naciones poderosas y desarrolladas.

Esto no sólo representa una falta de solidaridad, es un problema epidemiológico porque el virus se expande más y tiene más capacidad de mutación, una vez más, lo único que nos queda es mantener las medidas de protección: mascarilla, ventilación y distancia.

El secretario estatal recordó que, de Europa a Estados Unidos, pasando por Sudáfrica, se insiste en la importancia de la vacunación, El Reino Unido y Estados Unidos han impulsado sus programas de administración de refuerzos.

Y en Grecia, se anunció que, a partir de enero, todas las personas mayores de 60 años deberán vacunarse obligatoriamente contra la covid, de no hacerlo serán multados con 100 euros, algo así como 2500 pesos.

Pero estos escenarios son exclusivos de los países que crearon y desarrollaron en el pasado sus propias capacidades.