ABRAHAM RUBLUO 

En lugar de intentar «ocultar el sol con un dedo», el director general de la Caasim opta por escuchar las demandas de los habitantes y en función de ello atender las exigencias más apremiantes y es que mejorar el servicio requiere una labor constante porque cada día hay un reto nuevo.