Comercio informal, una opción  para adquirir útiles escolares

-Papeleros tradicionales dicen que adquirir en el ambulantaje, les podría salir más caro al decir que son de menor calidad

REGRESO A CLASES

Milton Cortés Gutiérrez

A causa de la pandemia y durante los dos últimos dos años, el 60 por ciento de los padres de familia buscan en el comercio informal sus útiles escolares, sin considerar que son de baja calidad y resultarán invirtiendo más que adquiriéndolos en papelerías establecidas.

Los trabajadores de este ramo manifestaron que en menos de un mes se determinará si nivel básico de Educación regresará a clases de manera presencial para el ciclo escolar 2022-2023.  

Como consecuencia, los padres de familia tendrán que cubrir sus listas de útiles escolares solicitadas por las autoridades educativas. 

No obstante, señalaron que desafortunadamente para el papelero establecido, el mayor porcentaje de los padres de familia recurren «por economía» al comercio informal y ante la falsa creencia de ahorro en la compra de sus artículos. «Somos conscientes que la gente piense que va a ahorrar comprando en el comercio ambulante, pero lo cierto es que todo el material que adquieren es de muy baja calidad y las personas a final de cuentas terminan invirtiendo el doble y gastando mucho más que al acudir con nosotros» opinó el papelero Benjamín Rangel.

Dijo que esto no se traduce en que las papelerías establecidas vendan a mayor precio, al advertir que simplemente se paga lo correcto y se contribuye a promover la derrama económica de los negocios que por dos años se han visto afectados como resultado de las clases no presenciales. 

Puntualizaron que para el presente año se espera el incremento de las ventas en las papelerías locales y se evite el cierre de más establecimientos de este tipo como ha sucedido en los últimos 24 meses. 

De igual forma el papelero exhortó a la población a no arriesgar su dinero ni su salud al adquirir sus artículos en el comercio informal, ya que además de representar un doble gasto para su bolsillo también se enfrentan al riesgo de adquirir artículos tóxicos provenientes del mercado asiático y poner en riesgo la salud de sus hijos.