En San Bartolo tutotepec las animitas

-Una de las costumbres de Día de Muertos con mayor tradición en la región de la Sierra Otomí Tepehua: invita la Secretaría de Cultura

FESTIVIDADES HIDALGUENSES

Staff Crónica Hidalgo

Este Día de Muertos, la Secretaría de Cultura de Hidalgo invitó a conocer “Las animitas”, una de las costumbres con mayor tradición en la región de la Sierra Otomí Tepehua, principalmente en San Bartolo Tutotepec, que está compuesta de objetos sagrados que fueron entregados a la población de la zona durante la evangelización, de acuerdo con relatos de las y los habitantes. 

Las raíces culturales de esta tradición datan de épocas prehispánicas, donde este culto significaba persistencia de la vida más allá de la muerte. “Las animitas” recorren las diferentes comunidades de la región debido al fervor de quienes las siguen; durante todo el año se llevan a cabo costumbres y encuentros entorno a ellas, pero el 2 de noviembre es su fiesta principal, por lo cual se llevan a San Bartolo Tutotepec para iniciar nuevamente el ciclo. 

El Día de Muertos es una celebración muy especial en la región Otomí Tepehua, conocida como Todos Santos y en la lengua ñuhu, variante del hñahñu de esta zona, se denomina como Ngo du. 

En los municipios de Tenango, San Bartolo Tutotepec y Huehuetla se colocan los altares con algunas particularidades que tienen que ver con el número de arcos o con la colocación de un pollo entero cocido colgado como platillo principal, entre otros.

Datos: 

Recuerdos 

La costumbre está estrechamente ligada a las ofrendas en las que lucen apetitosos los platillos y bebidas que les gustaban a los seres queridos que ya trascendieron del mundo terrenal, sin olvidar también las ceras o veladoras y los retratos, entre otros elementos característicos.

Solemnidad 

Esta festividad cobra gran relevancia en San Bartolo Tutotepec no sólo por “Las animitas”, también por la ceremonia denominada “Llorada del hueso”, donde la tradición oral relata como, hasta hace algún tiempo, los restos de los difuntos eran exhumados para limpiarlos y posteriormente degustar los alimentos en su compañía.