Urge aterrizar

Andrés Torres Aguirre

Complicado inicio del 2023 para el gobierno hidalguense en materia administrativa. Decenas, sino cientos de trabajadores aún no tienen certidumbre sobre sus empleos y víctimas de una mala planeación o lento análisis de perfiles se quedaron sin pago en diciembre.

Como único argumento «el 15 de enero sale tu pago», empleados de varias secretarías se quedaron al margen de un salario, todavía hoy la mayoría sigue esperando respuesta.

Estos trabajadores de gobierno (algunos de nuevo ingreso otros que trascendieron al 5 de septiembre), desempeñaron labores específicas, cumplieron con horarios de oficina y recibieron órdenes de -eso sí- sus nuevos jefes, pero al finalizar el 2022 nadie respondió por su retribución correspondiente.

Para la generalidad, «es comprensible» que, al arranque de un nuevo régimen, existan inconvenientes o ajustes que den cómo resultado un retraso en el pago de salarios u otros problemas, pero a las víctimas de la eventualidad no les parece ni mínimamente tolerable.

Por si fuera poco, a cuatro meses y medio de la nueva administración, es un hecho que sí el andar será lento muy lento diría yo. Con jefes que nunca han tenido cargos de responsabilidad, que no tienen diagnósticos de las problemáticas ni proyectos para impulsar las tareas esenciales y en general, «enamorados de ellos mismos» el pronóstico para los próximos meses es que todo seguirá a paso de quelonio o como dice el presidente López Obrador, «de elefante reumático».

El cambio en Hidalgo es un proyecto largamente esperado y quizás idealizado, pero es verdaderamente posible si el nuevo gobierno funciona como una unidad administrativa y no como una cofradía política en eterna competencia.

Prueba de esta actitud mediática pero claramente improductiva, son las constantes, pareciera calendarizadas, declaraciones sobre lo mal que dejaron las cosas los gobiernos anteriores, en especial el encabezado por Omar Fayad quien, según lo publicado, «se llevó hasta la los focos».

Desde esta perspectiva, la pregunta que surge ante el «escandaloso saqueo» es: ¿Cuándo van a dejar de quejarse y a dar resultados?

Twitter:

@LasVocalesRadio

@bamtor