Aparece entidad en media nacional: derechos para gente de diversidad sexual

MARCO JURÍDICO 

Redacción 

En materia de legislación de los derechos de la comunidad de la diversidad sexual, la entidad hidalguense está en la media nacional al contar con un marco jurídico local armonizado, aunque el camino jurídico es un tema inacabado, indicó Iran Guerrero Andrade, profesor investigador del Área Académica de Derecho y Jurisprudencia del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (Icshu), de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

A propósito del Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+, que se conmemora cada 28 de junio, el docente, quien tiene más de cinco años estudiando todo lo relacionado con este sector poblacional, explicó que en la conquista de los derechos de la diversidad sexual, Hidalgo llegó a la mitad del movimiento, porque todo inició en el 2010 con el antecedente de Ciudad de México al aprobar el matrimonio igualitario.

Posteriormente, como en diversos estados del país se presentaron casos en los que se prohibía a personas del mismo sexo contraer matrimonio, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) atrajo todos los amparos que se estaban dando de manera simultánea en toda la geografía nacional y determinó que las legislaciones locales no podían prohibirlo, por lo que en 2015 varios estados armonizaron sus leyes, siendo hasta el 2019 cuando Hidalgo hizo lo propio.

A raíz de la aprobación del matrimonio igualitario en la entidad hidalguense, se dio paso al reconocimiento de otros derechos que se fueron plasmando en la legislación local, como el permitir el cambio de nombre y género en las actas de nacimiento; el tipificar el delito de discriminación, donde se incluye que no se podrá discriminar por la orientación sexual o identidad de género; así como prohibir las terapias de conversión.

Incluso, en 2022, Hidalgo se posicionó a nivel nacional, al ser el primer estado en legislar para reconocer a las personas no binarias, es decir, personas que no se identifican con el género masculino o femenino, por lo que al no sentirse parte de estas categorías, tienen el derecho al reconocimiento del género no binario.

“Son reclamos a los que han apelado las personas de la diversidad. Si bien hay avances en cuanto a tener algunos tipos penales para la protección de la comunidad, esto no asegura que no ocurra la discriminación y tampoco que al interior de las familias se intenten hacer terapias”, declaró el profesor investigador.

“Hidalgo da destellos de tener avances significativos, pero aún queda mucho por debatir en este sentido. Lo importante es la apertura al diálogo para nuevas interpretaciones o figuras jurídicas y redacciones adecuadas que no discriminen”, manifestó el investigador al culminar la entrevista.