¿Y el Acueducto del Padre Tembleque?

 Prestadores de servicio insisten en que no ha existido un desarrollo turístico, digno, en torno a la obra monumental… el tiempo pasa y pasa

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Pie de foto: 

Milton Cortés Gutiérrez 

A ocho años de la inscripción del Acueducto del Padre Tembleque al libro de monumentos culturales patrimonio de la humanidad, prestadores de servicio insisten en que no ha existido un desarrollo turístico digno en torno a la obra monumental.

Pequeños empresarios del ramo señalaron que han transcurrido ocho años de que el municipio de Zempoala, cuenta con un monumento patrimonio de la humanidad, el cual sigue sin explorarse en temas netamente ligados a la industria.

Expusieron que, si bien se ha tratado de cuidar el monumento culturalmente hablando, su importancia requiere que esa labor esté acompañada de un desarrollo turístico eficiente y adecuado, el cual no se ha hecho realidad a partir de su nombramiento.

Consideraron que, aunque la arquería mayor que resulta el punto más atractivo de la obra hidráulica del Virreinato se encuentra inmersa en una barranca, merece un detonante turístico que incremente también el interés de los visitantes.

“Se trata que el espacio sea aprovechado y cuidado al máximo; una inscripción lograda ante la UNESCO no representa cualquier cosa, trae consigo un trabajo muy intenso en todos los sentidos y debe coronarse en el aspecto de un correcto desarrollo turístico para el lugar”, indicaron los prestadores de servicio.

Coincidieron que desde la administración anterior se tenían contemplados algunos proyectos que no fue posible consolidar, como la creación de un mirador y detonar una zona comercial, expectativas que quedaron en el papel y que en la actualidad se ve muy lejano que puedan llevarse a cabo.

Expusieron que hasta el momento no se tiene ninguna expresión turística en esta zona, ya que a pesar de que en los últimos años ha incrementado la asistencia de turismo, carece de servicios básicos como un adecuado acceso, sanitarios, tiendas y algún otro tipo establecimiento ligados al turismo.

“No se trata de poner un mercado a un lado del acueducto, se trata de detonarlo inteligentemente, de respetar sus dimensiones, de generar el arribo del turismo que contribuya a la derrama económica del municipio de Zempoala, situación que a ocho años de distancia ni siquiera se ha tomado en cuenta para hacer un sitio mucho muy interesante.

Añadieron que incluso muchas de las maravillas del mundo cuentan con una infraestructura turística que beneficia tanto a los lugareños como la propia imagen de los monumentos, por lo que advirtieron que en un corto o mediano plazo se debe crecer en este rubro y que se consolide un verdadero proyecto en torno a la joya arquitectónica con la que cuenta el municipio.