Abuso que ya es costumbre, denuncian 

USUARIOS DE TAXI 

Milton Cortés Gutiérrez

Sostienen usuarios que en los paraderos de taxi, ubicados frente a la Central de Autobuses y Central de Abasto, mantienen alto índice de quejas por la alteración de las tarifas de transporte.

Los inconformes manifestaron que existe un grupo de trabajadores del volante que prácticamente se ha apropiado de los paraderos de ambos puntos en los que a diario converge gran cantidad de personas, para aprovechar la necesidad de traslados e imponer tarifas a su conveniencia.

Denunciaron que existe sobre protección en favor de estas personas, quienes trabajan en grupo y abusan de la necesidad de quienes acuden a la Central de Abasto y de aquellos que hacen uso de la Central de Autobuses.

“Por principio de cuentas tienen una actitud sumamente grosera, si le preguntas a un operador el costo de un traslado se acercan otras personas y tratan de ejercer presión, ésa es una situación que por muchos años se ha tolerado en esos espacios sin que las autoridades de Transporte hagan algo al respecto”, denunciaron.

Manifestaron que la conducta y abuso en el incremento de tarifas ha prevalecido durante muchos años en ese lugar, convirtiéndose así en un espacio manejado por grupos de trabajadores del volante que poco abonan a un buen servicio.

“Con ellos la dejada mínima es de 50 pesos, si las personas lo permiten los cobros son muy altos y mientras las autoridades no opten por voluntad propia para terminar con esta situación todo seguirá igual, ya que, aunque el problema está a la luz pública restan responsabilidad al asunto bajo el argumento de que, si no hay denuncias presenciales, les es imposible actuar”.

Argumentaron que, si bien es cierto que los taxis que se encuentran en bases de sitio suelen incrementar un poco su tarifa, lo que se hace en esta zona de la ciudad es prácticamente un abuso que se tolera y permite que decenas de trabajadores impongan tarifas a su conveniencia.