Irresponsabilidad fomenta aumento de jaurías en calles

ANIMALISTAS

Refieren animalistas que el incremento de jaurías de perros en calles de Pachuca es responsabilidad de la sociedad que se deshace de sus mascotas luego de ocuparlas para lucrar con sus crías. 

Informaron, al desarrollar una actividad de adopción de mascotas en la ciudad, que es necesario hacer conciencia sobre la responsabilidad que cada individuo tiene al adquirir o adoptar un perro, gato u otra especie.

Aceptaron que los reportes por la presencia de perros en calles de colonias de la ciudad han incrementado en los últimos meses, ante la falta de capacidad humana para sostener la vida de un perro, muchas veces desde el punto de vista económico. «Principalmente esto conlleva a que cada vez sea más complicado dar una vida ideal a una mascota y recurrir a la alternativa más fácil para la gente que es deshacerse de los animales en las calles; si las colonias de Pachuca tienen amplia presencia de perros callejeros es por la propia responsabilidad de nosotros porque al no querer a un perro o un gato, lo más fácil es abandonarlos en las calles y ese perro a su vez se reproduce y comienzan a crecer las jaurías sin control alguno: representando un verdadero problema de salud para la población». 

Mencionaron que en este sentido las autoridades municipales se quedan con los brazos atados ante la limitada capacidad de respuesta que tienen para mantener a los perros en un sitio una vez que ya no les es posible deshacerse de ellos en las perreras municipales como se hacía en antaño. 

A la par, sostuvieron que otra de las causas por los cuales incrementa el número de perros en las calles es que se utilizan como simples máquinas reproductoras, que al no tener la misma capacidad dar crías, las perras son lanzadas a las calles en las peores condiciones.                    

«Un perro potencialmente tiene la posibilidad de tres  camadas en buenas condiciones, posteriormente les cuesta mayor trabajo, es ahí cuando al ser humano ya no le es rentable mantenerlas pero ya lucró lo más que pudo con las camadas de perros y eso es un atentado contra la vida de las especies».         

Añadieron que jornadas como las de ayer domingo, tienen como fin promover la importancia de la vida animal y de esa forma originar la posibilidad de hacer conciencia entre la gente sobre el respeto de la vida animal en una ciudad en la que se supone, existen lineamientos jurídicos que garantizan un contexto saludable en este caso para los perros y gatos.  (Milton Cortés Gutiérrez)